INICIO INTERES GENERAL Sobre las ideologías y el Indio Solari
Sobre las ideologías y el Indio Solari

Sobre las ideologías y el Indio Solari

175
0

En mi época de estudiante había un texto de Vovelle que se llamaba “Ideologías y mentalidades”.  Las ideologías llevaban a la guerra.  Era posible vivir en paz, aceptar el modo de pensar del otro y aun así estar en democracia.  Eso fue lo bueno de la posmodernidad y “la muerte de las ideologías. Cerrar la época sangrienta donde era bueno morir (y matar) por un ideal.   La oposición no era entre izquierda y derecha sino entre fundamentalistas y demócratas. Y habían ganado los demócratas. Ese fue el cambio que selló la era de los 90 y de los 2000, de la corrección política (que entonces fue bienvenida porque era sinónimo de aceptación del otro) y por ende, de la caída de muros y el respeto por nuevas nacionalidades.  Algo así como lo que pasó en el Romanticismo, cuando Italia y Alemania se unificaron y al mismo tiempo aparecieron nuevas nacionalidades en el seno del Imperio Austrohúngaro.

Ahora parece que es otra vez época de muros y de ideologías. Unos son la materialización de otras.  No importa si de izquierda o de derecha, los muros no me gustan. Y discrepo con los periodistas que dicen que la cantidad de voces que se alzan a favor o en contra Solari en cuanto a la organización de lo que sea que fue Olavarría (recital, misa, acto político?) sean porque les gusta o no como piensa.  Es porque están de un lado o del otro de la posmodernidad. Misas, militantes…  me recuerda a religión y ejércitos. No es casual.  El futuro prometía laico y pacífico.  Las misas no son laicas y la palabra “militante” proviene de “milites” que en latín quiere decir soldado. Más allá de que me guste o no el contenido de lo que piense Solari, lo que no me gusta es la forma. Como no me gusta la forma de los políticos  que medran a costa de imponer la dicotomía “nosotros-ellos” , más allá de la verdad que crean encarnar. Es fácil apelar a la división y al emoción. Pero la instalación de formas religioso-militares me parece una vuelta conservadora y no progresista, más allá del contenido de lo que se quiera ritualizar o evangelizar, o imponer a la fuerza. Hacer política no es luchar por ideologías. No confundir: Peligro de vuelta atrás.

Marcela Lomba

 

(175)

Nuevo Ciclo Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Nuevo Ciclo no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.
Close