INICIO MEDIO AMBIENTE Con la Pandemia se multiplicaron las huertas urbanas
Con la Pandemia se multiplicaron las huertas urbanas

Con la Pandemia se multiplicaron las huertas urbanas

64
0

Las huertas crecieron durante estos meses, se pueden encontrar en terrazas, veredas y hasta junto a las vías del tren.  Una idea que va más allá de que las plantas se multipliquen en el espacio urbano, se trata de cambiar nuestros hábitos alimenticios, y el cuidado por el medioambiente.

Carlos Briganti docente y huertero, reciclador de toda la vida y pionero de grandes ideas comentó que “Debería ser obligatorio que en cada edificio público haya una huerta. Que las prácticas del buen vivir sirvan para demostrar que dentro de la ciudad podemos producir más que gente bien vestida.”

Briganti, comenzó con la idea de las huertas en la vereda que se expande por la ciudad. Es también la idea de cambiar los hábitos alimenticios y cuidar el medio ambiente. En el barrio de Chacarita se puede ver cómo crecen los girasoles y plantas de tabaco, y muchas plantas más.

El creador de El Reciclador Urbano, nació hace doce años en este mismo techo, al que nombró la primera Escuela Argentina de Agroecología Urbana“Empecé a plantar como un hobby, después se transformó en una selva. Comenzó a llegar gente de visita y a dar charlas. Y a partir del vínculo que se generó armamos el colectivo.”

Llevaba sus enseñanzas dentro de un tacho de pintura cargado con humus de lombriz, ladrillos de pet y bolsas de nailon; su oficina móvil. Así, multiplicó las plantas y tejió redes. “Enseño a plantar un níspero, una palta. Cómo generar cambios uno mismo.”

Pronto abrirán la segunda Escuela de Agroecología Urbana, en la sede de la murga Los Verdes de Monserrat, en Constitución, un proyecto gratuito y abierto a la comunidad. “La huerta es una herramienta pedagógica ninguneada y despreciada. Todas las escuelas, clubes, deberían tenerlas. Debería ser obligatorio que en cada edificio público haya una huerta. Que las prácticas del buen vivir sirvan para demostrar que dentro de la ciudad podemos producir más que gente bien vestida” agregó Carlos Briganti.

 

La huerta paso a paso:

–Se puede hacer sin gastar un centavo, sobre la base del reciclaje

–La tierra se junta de los contenedores de la calle.

–Las macetas se pueden armar con neumáticos, cajas de madera como las que descartan en las pescaderías o baldes de pintura.

–Las semillas las genera uno mismo, además hay bancos de semillas e intercambios permanentes.

–En un cajón, por ejemplo, caben unos 85 plantines.

–No se utilizan agroquímicos.

–Todos son fertilizantes naturales, como las lombrices canadienses para abonar la tierra o el lixiviado de la basura.

Briganti comentó “Acá es un mundo diferente. Un mundo posible donde el capitalismo tiene poco que hacer. Todo es con base en el reciclado y el esfuerzo cooperativo, por lo tanto, es una buena propuesta para replicar en la sociedad y en las urbanidades. Este es el camino, no hay otro”, dice firmemente, “Todo depende del cambio de mentalidad de las personas. Si no lo hay, va a ser difícil llevar a cabo esto. Uno se autoabastece, reutiliza. En una sociedad que desperdicia grandes cantidades de recursos, nosotros juntamos de la calle y lo ponemos a reproducir.”

 

 

(64)

Nuevo Ciclo Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente. Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Nuevo Ciclo no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.
Close