Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 
     
  Free counter and web stats  
     
Contáctenos

SUR

Letra de Homero Manzi.
Musica de Anibal Troilo.
Compuesto en 1947.
La Historia del Tango Sur
La historia de algunos de nuestros tangos mas representativos esta intimamente ligada a recuerdos historicos que nos llenan de nostalgia, como el que cuenta la historia del Tango Sur.
"Desde la barranca de Boedo, hacia el Sur, se presentian Pompeya y Puente Alsina, con sus portones y sus chimeneas y sus inundaciones; y hacia el norte el ultimo pedazo de Almagro, escenario de Jose Bettinotti, el pequeño muchacho zapatero que invento, vaya a saberse como, la primera canción de Buenos Aires.

Y al otro lado, Cochabamba arriba, las calles anchas y los arboles verdes, y hasta retazos de alfalfares y quintas misteriosas.

Y por San Juan, ganando rio, el San Cristobal bravo, lleno de mostradores y de escudos de comites, y de canchas de taba, y de pedanas a cuchillo.

Y a los cuatro rumbos, casas sin salas y corredores profundos, y huecos sembrados de vidrios y latas, y de hombres traidos por los mares, y mujeres con pañuelos atados a la cabeza, y muchachos argentinos que estaban fundando - sin saberlo - al hijo nuevo de la patria vieja...Y tal vez este mismo cielo, esta misma mañana y las estrellas de siempre, y el mismo calor de barrio, y un amor parecido entre sus gentes sencillas.

Boedo era algo asi como un paso pesado que diera Puente Alsina para llegar al Centro, como también el transito obligado de la gente del Centro cuando querian acercar el alma hasta El Riachuelo."

Asi hablaba una tarde de 1947 Homero Manzi, segun cuenta Francisco Garcia Gimenez. En esos momentos hilvanaba su mente las estrofas de un tango que se llamaria Sur.

No era un hijo de Buenos Aires el que con tal fervor hablaba de un barrio porteño. Homero Manzi habia nacido en Añatuya, provincia de Santiago del Estero. Pero la vida del espiritu en vuelo, de la emoción intima, nacio varios años despues - ya avecindado - en el barrio de Pompeya. Fue profesor de escuela normal, profesión que abandono por la poesia, como abandonaria luego la carrera de Derecho cuando lo expulsaron de la facultad por pertencer a los rebeldes "estudiantes de alpargatas" que en 1930 desfilaban por la calle Florida para establecer claros distingos con otro "tipo de calzado" que gobernaba de facto al pais.

Las letras de las canciones populares y de los libretos de peliculas con verdadera calidad le dieron renombre exitoso.

A fines de 1947 Homero Manzi y Anibal Troilo daban los retoques finales a su tango Sur.

Segun cuenta Garcia Gimenez, ya entonces Manzi sospechaba que estaba herido de muerte por la enfermedad y sus amigos también tenian la terrible sospecha. A pesar de su angustioso estado de animo escribio Sur, añorando la lozana mocedad en su barrio de adopcion:


"San Juan y Boedo antiguo,
y todo el cielo,
Pompeya
y mas alla la inundacion..."

Caminando en un sueño de retorno hacia el arrabal que amo:

"Sur,
paredon y despues,
Sur,
una luz de almacen..."

Despidiendose del tiempo florido del idilio:

"Ya nunca
alumbrare con las estrellas
nuestra marcha sin querellas
por las calles de Pompeya"

Mas aun, despidiendose de la vida definitivamente:

"Las calles
y las lunas suburbanas
y mi amor en tu ventana
todo ha muerto,
ya lo se..."

En los dias de carnaval de 1948 fue operado. Tres años mas tarde,
cuando aun no habia cumplido los 44 de edad la muerte le quebro la
ambición de hacer montones de cosas que estaban bullentes en su
pensamiento.

Garcia Gimenez finaliza diciendo que la desaparición de Manzi no fue
una muerte sin remedio, porque El se ha salvado del olvido...

San Juan y Boedo antiguo y todo el cielo,
Pompeya y, mas alla, la inundacion,
tu melena de novia en el recuerdo,
y tu nombre flotando en el adios...
La esquina del herrero barro y pampa,
tu casa, tu vereda y el zanjon
y un perfume de yuyos y de alfalfa
que me llena de nuevo el corazón.

Sur... paredon y despues...
Sur... una luz de almacen...
Ya nunca me veras como me vieras,
recostado en la vidriera
y esperandote,
ya nunca alumbrare con las estrellas
nuestra marcha sin querellas
por las noches de Pompeya.
Las calles y las lunas suburbanas
y mi amor en tu ventana
todo ha muerto, ya lo se.

San Juan y Boedo antiguo, cielo perdido,
Pompeya y, al llegar al terraplen,
tus veinte años temblando de cariño
bajo el beso que entonces te robe.
Nostalgia de las cosas que han pasado,
arena que la vida se llevo,
pesadumbre del barrio que ha cambiado
y amargura del sueño que murio.

Sur... paredon y despues...
Sur... una luz de almacen...

 


 
>>>Volver