Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos
 

EPYMIS RATTUS o EPYMIS NORVEGICUS?
En otras palabras, las ratas en Boedo
se adueñan hasta de los árboles

¿Alguna vez en su rápido caminar nocturno por las calles del barrio se detuvo a mirar detenidamente los árboles que adornan nuestras aceras? Si no lo hizo y quiere llevarse una inesperada sorpresa, hágalo. Se encontrará más de una vez con un ejército silencioso de EPYMIS RATTUS desfilando a "paso vivo" frente a usted.
 
Si venciendo la sensación de incredulidad y lógica repugnancia que el hecho seguramente le producirá tiene gana de hacer un ejercicio estadístico, lo invito a que se cruce de vereda y lejos del asco trate de contarlas. Seguiramente no podrá creer el resultado. En mi experiencia, que fue de terror, llegué a contar -en no más de cinco minutos- más de 25 roedores, que demostraban estar bien alimentadas, que por su tamaño bien podrían ser de la especie del título. Pero todo no terminó allí. Se las veía ágiles, corriendo de árbol en árbol, de rama en rama, y lo mas impresionante, es que cruzan por las conexiones de cables con una destreza que envidiaría más de un deportista. ¿Qué será mejor? Importar al barrio alguna gatería y dejar a sus miembros sueltos por las calles del barrio, dejándo a ellos la tarea de hacer justicia o pasivamente seguir mirando el espectáculo hasta que alguna de los enfermedades que propagan estos roedores se manfiesten en el vendario?
A tener cuidado con los mascotas
Si usted tiene un perrito (o perrazo), a los que no sabemos porque motivo se les ha dado en llamar mascotas y lo saca a pasear por las noches, asegúrese de dos cosas: primero que la suerte que le depara tener una mascota, no se transforme -para su vecino, su prójimo- en una desgracia. No permita que su "perrito" vagabundee libremente y deje sobre cualquier baldosa el recuerdo de sus excrementos. Si el proceso digestivo se produce, lleve consigo la palita y el sobre pare recogerlos según lo señalan las normas de educación e higiena, además de las legales. De lo segundo que deberá preocuparse será que su animalito esté vacunado contra la leptospirosis, para evitar el contagio de las enfermedades transmitidas por los roedores, la más de las veces fatal..
Ojos en la mira
Hacemos pública esta denuncia en la esperanza que quienes tienen facultades (y obligación) para defender la salud pública de la ciudad arbitren en forma urgente las medidas profiláxicas que las circunstancias aconsejan. Antes que lleguen las lamentaciones y luego la frenética búsqueda de funcionarios responsables.
Desconocemos el área del Gobierno de la Ciudad que deberá asumir la responsabilidad de la labor preventiva. Sabemos sí, que exixten varios organismos bajo cuya competencia puede estar la labor: los Centros de Gestión y Participación (¿no serán acaso las próximas Comunas), Defensa Civil, la Secretaría de Salud Pública, el Defensor del Pueblo de la Ciudad, etc. etc De lo que se trata es de intervenir en firma rápida, porque -ahora sin eufemismos- las ratas se están apropiando de los árboles, de los postes de cable, de las calles, constituyendoun peligro para la salud de todo habitante de las zonas afectadas. A poner los ojos en la mira, o a dejar que el espectáculo continúe.


 
     
 

  Free counter and web stats