Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
    Free counter and web stats  
     
Contáctenos
 

QUINCE AÑOS QUE VAN A SER DIEZ

Muy pocos periódicos independientes, de distribución gratuita y contenido barrial, han alcanzado los quince años de vida, como celebra en este primaveral septiembre Nuevo Ciclo. Pero sí son muchos, lamentablemente, los que en ese lapso (1988-2003) -tras ilusionada aparición- no pudieron sostener el esfuerzo de dar continuidad a su publicación, quedando la esperanza que alguna de ellas perdure en el arcón de los recuerdos.
 
Este es el mayor mérito de Mario Bruno, aquel joven de poco más de veinte años que supo dar forma de periódico a su proyecto de entregrar al barrio que lo vió nacer, una publicación que se identificara con la problemática de Boedo y que se constituyera -a su vez- en un vehículo de comunicación entre las "fuerzas vivas" y el vecindario en general.
Con temerario esfuerzo adquirió su primera computadora y en ella, con sus incipientes conocimientos de gráfica y publicidad comenzó a dar forma a su sueño. Azaroso fue el camino, pero con el soporte familiar y de algunos pocos amigos fue dándole fisonomía propia al "diario", circunstancia que le permitió contar con un número tal de avisadores que, en poco tiempo más, le demandaron mayores tirajes.

Sobrio, recatado, sencillo, quizá parco en demasía, trabajador incansable, nervio y motor del emprendimiento, tuvo la virtud de mantener -además de una línea editorial independiente en lo político-ideológico- un permanente respeto por el lector, al que jamás menospreció entregando notas chabacanas o de mal gusto; cuidadoso, no del purismo idiomático pero sí de la grosería, del chiste procaz, del artículo injurioso, todo tan en boga en el facilismo actual de los medios de comunicación en cualquiera de sus formas.

Este aniversario es, entonces, resultado feliz de una conducta mantenida durante quince años, superando presiones, dificultades económicas, carencias materiales.

De aquella primera computadora Nuevo Ciclo llega hoy a un moderno equipo de procesamiento de datos, dotado de los más actualizados periféricos, que permiten una composición más agil y de mayor calidad, que se refleja en las páginas del periódico.

Y porque decimos en el título que Quince años que van a ser diez? Porque muy pronto se cumplirá también otro aniversario, el décimo, del nacimiento del suplemento mensual que desde 1994 acompañó casi en forma permanente las ediciones mensuales del periódico.

Primero fue Boedo y sus recuerdos, en cuya primera entrega el director definía: Nacer y vivir en Boedo ¿Qué es Boedo?. Para inmediatamente aclarar el propósito de ese suplemento que nacía Para coleccionar, como lo decía en su logo.
"Tratar de definir el lugar donde uno nació y vive no es facil. Pero a partir de este número y en entregas sucesivas iremos dándole forma a la historia y presente del barrio de Boedo. La historia empieza en un pasado remoto y se va ampliando hasta la actualidad. ^Por eso nos iremos informando juntos de cómo era el barrio hace más de un siglo, como fue tomando forma con su calles, sus circos, teatros y cinematógrafos, con sus cafés en la época de esplendor tanguero, con sus escritores y poetas, con su futbol y con su gente. Este suplemento especial ha sido pensado para que, a aprtir de conocer de donde venimos, sepamps hacia donde vamos. Porque estar unidos por un sentimiento común es un modo de estar un poco más juntos."

Esta fue la época en que tuve el gusto de tomar contacto con Mario Bruno y su equipo. Luego de una entrevista que me hiciera Gustavo Chanampa para el segundo número del suplemento, se fue hilvanando con el director un tejido de amistad, basado en un recíproco intercambio de ideas, que poco después derivó en el generoso ofrecimiento que recibí para tomar a mi cargo la coordinación periodística del mencionado suplemento.

A partir de ese momento comenzó una tarea común, en cuya mesa de trabajo se discutían y analizaban temas, colaboradores, proyectos, período que fue pródigo en resultados satisfactorios si se lo mide por el eco despertado no solo en los lectores, sino en las decenas de colaboraciones que espontáneamente recibíamos mensualmente.

Durante 45 números Boedo y sus recuerdos se constituyó en un verdadero manual de la historia social del barrio, rescatando cuanta personalidad, hecho o circunstancia, del pasado o del presente, tuviera valor para incorporarse a su patrimonio cultural, desde la historia"chica" de un ignorado vecino hasta el recordatorio de aquellos personajes emblemáticos que dieron alcurnia al barrio, sin olvidar el aporte de los escritores y poetas que -desinteresadamente- nos entregaron el producto de su creación literaria, permitiendo así que Boedo y sus recuerdos alcanzara también, en esta disciplina artísica, un nivel de calidad inusual para medios barriales. Boedo y otras adicciones, el libro publicado luego por la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo, que recoge la mayor parte de las colaboraciones del escritor Rubén Derlis dadas a conocer en el suplemento, es una muestra acabada de lo mencionado.

Y asi llegamos al 2000, año en que junto con el director, y teniendo en cuenta la ampliación del radio de influencia de Nuevo Ciclo, distribuido ahora en todos los barrios vecinos, considerando cumplida la etapa puramente boedense de los recuerdos, decidimos cambiar la denominación del suplemento que pasó a llamarse Boedo y la Ciudad; por tanto la temática se amplió a todos los aspectos de la vida en la ciudad de Buenos Aires.


Los avatares socio-económicos conocidos, ocurridos posteriormente, obligaron a una reducción del número de páginas de Nuevo Ciclo motivando una momentánea interrupción en la aparición del suplemento mensual que, como los lectores observan, están libres de publicidad alguna.

Cuando el espíritu de lucha se mantiene firme los ideales permanecen invariables. Y eso ocurrió con Mario Bruno y su equipo. Apenas asomaron algunas brisas refrescantes en el panorama de nuestro futuro como nación renació su interés por publicar un nuevo suplemento. Y así nació "Nuevos Aires...en Boedo y la Ciudad"
con la pretención de volcar en sus páginas toda noticia de interés comunitario que tuviera relevancia en el ámbito de la ciudad, en especial en el barrio de Boedo y vecindarios próximos. Dejamos así la franja dedicada a colaboraciones literarias, excelentemente representada ahora por nuestro colega Desde Boedo, para privilegiar el aquí y ahora de este Buenos Aires que amamos, como que es la ciudad que contiene a Boedo.

Un nuevo jalón se agrega desde hace unos meses a la ascendente marcha del periódico: su publicación en Internet. www.nuevociclo.com es el sitio desde el cual, residentes en cualquier lugar del mundo, podrán tener noticias de este barrio de Boedo y de todos los barrios de la ciudad.

Feliz Aniversario, Mario Bruno; Feliz Aniversario Nuevo Ciclo.

Aníbal Lomba

 
     
 
 
 
 


>>>Volver