Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 
   
   




¿INTERVENIR EN POLÍTICA PARTIDARIA
ES VIVIR EN LA MENTIRA?

 
 

      Esta es la pregunta que se hacía un joven, cuando fue invitado a integrarse a una actividad política. Y en verdad es una pregunta que se hacen muchos ciudadanos, de cualquier edad, sexo y condición económica o nivel educativo, al advertir diariamente que las promesas del ayer han sido clausuradas en el olvido, que las leyes que ayer se firmaron y fueron defendidas con pasión, con el correr del tiempo son rechazadas como si hubieran sido dictadas por demonios, que quienes apoyaron fervientemente a candidatos que aparecían como mensajeros del cielo, en poco tiempo forman sus propias “elites” y reniegan de la amistad de aquellos, etc.

    A todas estas cuestiones intentó responder en el programa Claves para un mundo mejor, el reconocido Arzobispo de La Plata Monseñor Héctor Aguer, cuya palabra es siempre escuchada y leída por las reflexiones que ayudan a encontrar algunas respuestas a los problemas de la cotidianidad.

     En esta oportunidad, según lo consigna la ACI, Mons. Héctor Aguer, llamó a los argentinos a no acostumbrarse a ser engañados ni a creer de que para ingresar en política hay que vivir en la mentira, pues "una sana convivencia política" exige "hacer la verdad".

     "Es tremendo que alguien preparado como para brindar ese servicio que la Iglesia considera que es un acto de caridad, porque la Iglesia habla de caridad política, no lo quiera hacer o no lo pueda hacer por una especie de traba moral, por un reflejo de honestidad", expresó el Arzobispo en el programa televisivo de América TV

     El Prelado indicó que aunque "la realidad debiera ser exactamente lo contrario", la experiencia hace que "con razón" se piense así (se refiere al tema del título), pues "en nuestra vida política falta la verdad" y ello es "una característica de nuestra decadencia cívica y cultural".

     Mons. Aguer señaló que quienes participan activamente en política y, con mayor razón los gobernantes, "deben caracterizarse por su prudencia y la prudencia es la capacidad que tenemos de hacer la verdad, de realizar la verdad". Añadió que "sólo la verdad y el amor pueden asegurar una convivencia sana, pacífica, que permita el crecimiento de todos".

   Finalmente, el Arzobispo explicó que en política "no se trata simplemente de convencernos de un modo superficial de que las cosas pueden ser de otra manera. Es evidente que tiene que haber gente que se arriesgue y que, en medio de la mentira generalizada, se atreva a decir y a vivir en la verdad. También en el ámbito político".

     En otra parte del planeta, el Cardenal Arzobispo Primado de Toledo, Antonio Cañizares, alertó que "las mayorías parlamentarias y grupos de interés" están creando derechos "de forma artificial", como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el aborto o la eutanasia.

     En una conferencia en la Asamblea ordinaria de E-Cristians en Barcelona, el Purpurado Cañizares consideró que la "plaga" del divorcio o el matrimonio homosexual quitan a la familia su "forma natural". Además, criticó los "atentados contra la vida humana", como el "injustificable terrorismo", los abortos, la "fabricación" de embriones, la eutanasia y el comercio de órganos, dijo.

     El Cardenal subrayó la "ruptura antropológica cultural" asentada en el relativismo moral, basada en la extensión de nuevos derechos, en el laicismo "radical" y en la ideología de género, comentó.

     El Arzobispo de Toledo lamentó que se acercan "tiempos muy difíciles para la Iglesia", ya que la humanidad se encuentra en una de las revoluciones "más insidiosas" de su historia, en las que no se sabe "lo que es bueno y lo que es malo", debido a la quiebra moral y el escepticismo de una sociedad "llena de ficciones y engaños", indicó.

     "No puede haber sociedad próspera y libre al margen de Dios", evidenció, y destacó la necesidad de atraer a las nuevas generaciones de cristianos, "que no sucumben al poder de seducción de la destrucción del mundo".

www.nuevociclo.com.ar

Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster