Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
    Free counter and web stats  
     
Contáctenos
 

BOEDO SIGUE DE FIESTA

        Primero fue la celebración, por segundo año consecutivo, del Día del Barrio de Boedo; más recientemente la convocatoria fue para dar a luz en emblema que, en adelante, distinguirá al barrio y ahora, el lunes 8 de noviembre, un número importante de vecinos, calculados por las autoridades entre 800 y 1.000 personas, se dieron cita a pocos metros de San Juan y Boedo, para asistir a la inauguración del Paseo de las Esculturas de Boedo, valioso emprendimiento que otorga a Boedo el privilegio de ser el primer barrio de la ciudad en proyectar un museo a cielo abierto, una muestra de nueve obras escultóricas colocadas en sus aceras, en el trayecto de la Av. Boedo que se extiende desde Av. San Juan hasta Av. Independencia. Nueve obras que componen la primera etapa del paseo que, a fines del 2005, se completará con las restantes 15 que completan el número de veinticuatro obras que autoriza la ley 494/00 de la Legislatura porteña.
        La fiesta que mencionamos se inició con una presencia inusual en nuestras calles: la Fanfarria del Cuerpo de Granaderos a Caballo General San Martín. Sus gallardos integrantes alineados sobre la acera este de la Av. Boedo, ejecutaron el Himno Nacional Argentino, seguido con unción y respeto por la nutrida concurrencia. Tras la canción patría, acallados los aplausos, la sorpresa fue el miniconcierto ofrecido por los músicos, interpretando tres tangos, como para hacer sentir que se estaba en una fiesta popular. La Marcha de San Lorenzo, coreada por gran parte de los presentes y el aplauso cerrado puisieron el punto final a esta introducción al acto formal de inauguración del Paseo.

        Emotivo fue el descubrimiento de la primera escultura, una bella pieza de granito reconstituido ubicada frente al Nº 966 de la avenida. Creación del fallecido Maestro Alberto Balietti (1917-1993), denominada "Testimonio", fue un homenaje de su autor a la gesta de Malvinas. La esposa e hijas del laureado artista fueron las encargadas de abrir las cintas y dejar al descubierto la impactante obra. Previamente se habían referido a la importancia del acontecimiento el secretario general de la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo (JEHBB), Ing. Eduardo Bernal, el presidente de la entidad, Aníbal Lomba, que reseñó los antecedentes que generaron la idea del Paseo y los pormenores de su ejecución, la Directora General de Patrimonio, (Sec. de Cultura del G.C.B.A.) Arq. María de las Nieves Arias Incollá, el diputado (MC) Fernando Finvarb, que generó el proyecto legislativo posteriormente convertido en ley y el diputado Prof. Norberto La Porta, presidente de la actual Comisión de Cultura y Comunicación Social de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, todos los cuales reseñaron la importancia que revestía, no solo para el barrio sino para la Ciudad de Buenos Aires, la inauguración del Paseo.

      Como en una silenciosa procesión, el numeroso público fue acompañando la recorrida por la avenida, haciendo alto frente a cada uno de las obras, que -entre aplausos- iban surgiendo a los ojos de los visitantes. Luego de "Testimonio", fue "Súplica", elaborada en el mismo material que la anterior, producto de la creatividad del reconocido escultor vecino de Parque Patricios, Antonio Oriana. Ausente el autor por razones profesionales, fue su esposa la encargada de descubrir la escultura, emplazada frente al Nº 944. La caminata prosiguió cruzando ahora la arteria principal para detenernos frente al 943, lugar donde la Dirección de Monumentos y Obras de Arte (GCBA), accediendo a una solicitud de la Junta, trasladó la escultura "Reposo", un mármol siberiano adquirido en 1936 por la M.C.B.A. al artista ruso Stephan Erzia, que desde 1927 se encontraba residiendo en nuestro país y, en esa época, en el barrio de Boedo. La obra, originalmente denominada Mujer Sentada, había sido tallada por el escultor en su país de origen y traída a Buenos Aires para ser expuesta en su primera exposicion, realizada en 1927 en los "Amigos del Arte".Aníbal Lomba fue quién puso al decubierto la escultura, realizando una somera reseña sobre el autor y su localización en Boedo durante más de doce años.

Unos metros más adelante, en la Esquina Osvaldo Pugliese, Boedo y Carlos Calvo, el diputado La Porta y el querido Ben Molar, cuya infancia transcurrió en parte en esta barriada, pusieron al descubierto la impactante obra del Maestro Leo Vinci, denominada Tango Intimo. Construida en cemento, mereció elogiosos comentarios.

        Bajo el cuidadoso respaldo de personal de la Seccional 10ª. de la P.F.A., con la presencia, incluso de su Jefe, Comisario Giacardi, la particular caravana cruzó la Av. Carlos Calvo para detenerse frente a T.E.M.A. (Boedo 883), lugar donde lucía (a pesar de las veredas rotas), un magnífico trabajo del escultor hispano-argentino Arturo Alvarez Lomba, denominado Interiores, que no obstante la dureza del mármol de Córdoba había logrado un tallado de esmeradas líneas.

       Siempre bajo la celosa actitud preventiva de la custodia policial, volvimos a atravesar la frontera de los CGP Nºs. 4 y 6, para instalarnos nuevamente en la vereda de los pares. A pocos metros del acceso al Museo Monte de Piedad, del Banco Ciudad de Buenos Aires, en cuyo solar estuvo alguna vez la mítica peña Pacha Camac, el escultor Oscar De Bueno (vecino de la cortada de San Ignacio), junto a su señora madre, pusieron al descubierto la obra que De Bueno titulo La Bestia, impactante conjunto de líneas contemporáneas construido en dos piezas de cemento, que -según su autor- "hace referencia a la Bestia globalizanrte:fuerza de destrucción y autodestrucción masiva creada por el hombre, la cual atenta contra la vida y los valores primigenios del ser humano".

     Finalmente, nuevamente en la acera opuesta, frente al Nº 853, en cuyos altos funciona el centro cultural Teatro Boedo XXI y la biblioteca Lubranzo Zas de la JEHBB, Ana Reyes y Rodolfo Reyes, esposa e hijo del siempre recordado escultor boedense (a pesar de su origen andaluz), descubrieron Cholita, un tallado en granito que muestra las formas de la típica pobladora de nuestro norte argentino, tierra y paisaje que Reyes recorrió enseñando y encontrando, además, fuentes de inspiración para su posterior obra. Los aplausos que coronaban esta pequeña expedición por la avenida, simbolizaban la aprobación y la sensibilidad de un barrio que, a partir de ahora, seguramente se convertirá en un nuevo eslabón en la cadena turística de nuestra ciudad.

       La fiesta finalizó como correspondía. Con una copa en la mano y un brindis por la esperanzada continuidad del proyecto. Ya en el amable ambiente de Boedo XXI, se escuchó la palabra de Oscar De Bueno, en nombre de los artistas escultores, del Sr. Guillermo Agresta, titular del CGP 6 y de la Lic. Leticia Maronese, Secretaria General de la Comisión de Preservación del Patrimonio Histórico Social de la Ciudad de Buenos Aires.

        Entre los presentes, además de los mencionados, se encontraban la historiadora Hebe Clementi, recientemente declarada Ciudada Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires y galardonada con la merecida distinción de Historiador Porteño 2004, Gregorio Plotnicki, creador y director del Museo Manoblanca, el Sr. Ariel Vigo y la Sra. Alba Gandolfi, hijos -respectivamente- del grabador Abrahan Vigo y del escritor Alvaro Yunque, ambos decisivas figuras del Grupo de Boedo, el Sr. Juan Alemany, Secretario Parlamentario de la Legislatura de la Ciudad, el Sr. Alejadnro Uran, director del CGP 4, el Sr. Vicepresidente de la Corporación Buenos Aires al Sur, Sr. Pablo Caulier, el Dr. Luis Alposta, miembro de las Academias Nacional del Tango y Porteña del Lunfardo, el presidente del Rotary Club de Boedo, Sr. Oscar Laudren, numerosos miembros de Juntas de Estudios Hisóricos de ortros barrios de la ciudad, escultores, artistas plásticos, docentes, etc.

        Nuevo Ciclo felicita desde esta columna a los miembros de la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo, artífices esenciales de los tres acontecimientos citados, felicitación que se hace extensiva a las autoridades de las distintas áreas del Gobierno y de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires, que acompañan no solo con su presencia sino con su apoyo institucional este tipo de emprendimientos culturales, cualquiera sea su origen o lugar de la ciudad en que ocurren.

Mario j. Bruno