Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 
     
Contáctenos
 

NOCHE PARA EL RECUERDO Y LA EMOCION

Nuevamente, en el magnífico marco que ofrece el café Esquina Homero Manzi, se vivió un momento para recordar por mucho tiempo. Como iniciación oficial de los actos conmemorativos del Centenario del natalicio de Sebastián Piana, la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo, con la adhesión de las Academias Nacional del Tango y Porteña del Lunfardo, organizó una reunión a su estilo. Sorbia, organizada, con un espectáculo de máxima jerarquía y oradores de primer nivel.

Así, con estos pocos elementos, se logró alcanzar el nivel de emotividad y acompañamiento popular que la circunstancia merecía. Una sala colmada ofreció prueba cabal que la palabra PIANA es una llave para abrir cualquier puerta, que es decir abrir todos los corazones.

Tras el descubrimiento de una placa artísticamente fileteada por el artista Luis Zorz, que además de constituirse en testimonio de la memoria para los tiempos futuros es en su diseño ya una marca registrada por la JEHBB, fueron presentados los poetas Héctor Negro y "Acho" Manzi, representado el primero a las Academias adheridas y "Acho" a S.A.D.A.I.C. Ambos con fuertes motivaciones personales, derivadas del conocimiento y la amistad del recordado compositor, expresaron con pocas pero expresivas palabras su complacencia en estar presentes. Como no podía esperarse de otra forma, los poetas cerraron sus palabras leyendo sendas composiciones dedicadas al autor de Tinta Roja.

Sorpresa al levantarse el telón. Como las orquestas de antes, 14 músicos cubrían el espacioso escenario. Y como las agrupaciones de los años 30 o 40, ssus integrantes eran tán jóvenes como lo fueron los añorados directores en aquellas épocas. Bandoneones en manos de bellas muchachas nos hacían recordar a Fermina Maristani, o a Francisca Bernardo, "La Paquita", la primera mujer bandoneonista. Escuchar a la Orquesta Escuela del Tango, que por primera vez visitaba el barrio de Boedo fue un privilegio para los asistentes. En el cierre, La Cumparsita, al estilo D'Arienzo acaparó todos los aplausos y una viva corriente de simpatía cubrió a su director, el maestro Emilio Balcarce y a sus jóvenes pero experimentados músicos.

Para guardar en la memoria.

Claudia Mármol.

Nota: La espina de la noche para la firma propietaria de la sala. Señores: Acérquense al barrio, no cambien los precios en la mitad de una reunión homenaje por cuestión de horarios. Si la sala es amablemente cedida a los organizadores sin cargo alguno, es cierto también que ustedes reciben una valiosa contrapartida. Espectáculos que les jerarquizan, nuevo público que se acerca a su comercio y una sala completa en lunes por la tarde cuya fotografía, de por sí, tendrá un valor propagandístico importante. Se los dice con humildad esta cronista que no solo asiste a la reunión profesionalmente, sino que paga su consumición y recibe opiniones del público asistente.