Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos


¿ES NOTICIA LA PARICIÓN EN LA VIA PÚBLICA DE UNA YEGUA?
MARGINACIÓN, POBREZA, DESEMPLEO SN LAS CAUSAS PROFUNDAS DEL MALTRATO A ANIMALES

     Los medios de difusión, en espacial los noticieros de televisión, siempre ávidos de sensacionalismo, destacaron casi como un hecho gracioso que el triste animal que tiraba de un carrito de cartoneros se tendiera sobre los adoquines de una calle de Almagro y pariera un escuálido potrillo.
      Si bien se destacó la solidaridad vecinal, que acudió en ayuda de ambos animales, no se hice mayor referencia a las causas profundas de este aparente maltrato que se daba a una yegua que, al parecer, se encontraba totalmente desnutrida, con cien kilogramos bajo su peso. ¿Y qué de los chicos o adultos que seguramente sin malicia, la utilizaban para tirar de su carrito cartonero? ¿Alguien se detuvo a comprobar el estado de desnutrición de estos condenados a trabajos insalubres para poder vivir y sostener a su familia?

      En la intersección de Francisco Acuña de Figueroa y Rocamora, se produjo uno más, de los hechos que cotidianamente son parte del escenario de la ciudad.

      Si bien existe un Decreto Ordenanza de muchos años atrás, aún vigente con las modificaciones que se fueron incorporando a la norma (Dec.-Ord. 12.867) que prohíbe la circulación en toda la ciudad de Buenos Aires de vehículos con tracción animal, todos estamos acostumbrados a verlos diariamente trajinando en distintos puntos de la Capital. Pasan delante de Comisarías, de vehículos patrulleros, de policías uniformados y solo algunas veces son detenidos, incautados sus animales y sus carros. Se calcula que son más de 500 los vehículos de este tipo que son utilizados por las familias de recuperadores, o cartoneros, como quiera llamárseles. Alguna vez la Policía Federal tuvo que habilitar un espacio (¿corralón?) para albergar los animales que quedaban “detenidos”. Es probable que ahora no se preocupen ni se ocupen más de ellos.

     Pero más allá del hecho puntual de este parto inusual, debemos insistir en que la Ciudad, sus vecinos, nosotros, no podemos permitirnos seguir teniendo más de 4000 niños en la calle, en situación de desamparo, revolviendo bolsas de residuos hasta horas de la madrugada, mal alimentados, sin asistencia escolar ni sanitaria. Debe ser una exigencia permanente a las autoridades, nacionales y municipales o legislativas, aportar los recursos necesarios para sacar definitivamente de las calles a los menores. Rescatarlos de ese futuro, que hoy no es incierto, de promiscuidad, de drogadicción, de alcoholismo, de prostitución, de desnutrición que parece ser el destino de miles de chicos. Más allá de la desafortunada vida de esa yegua, que compartía los padecimientos de sus dueños.

www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia