Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 


ACCIDENTES DE TRÁNSITO SIN TREGUA

 
 

     Esta vez no hubo humo de pastizales quemados ni tampoco niebla, u hombres de campo armados con teas incendiarias.

     Pero los accidentes de tránsito, producto de la inconciencia colectiva de la población, continúan multiplicándose en cualquier punto de nuestro país. Y Boedo tiene sus esquinas luctuosas, con un amplio muestrario de muertes, dolor y lágrimas.
Los últimos días estuvieron signados por, por lo menos, dos importantes hechos. A fines de la semana anterior, la esquina de Colombres y San Juan fue escenario de un choque que tuvo como protagonistas a un joven motociclista y un automóvil particular. Afortunadamente, salvo la destrucción casi total de la motocicleta, tomada de lleno, no hubo un saldo grave puesto que se lo vio al conductor fumando tranquilamente, mientras sentado en la acera aguardaba la llegada del auxilio médico.

     En cambio, trágico fue el saldo del violento choque ocurrido el lunes 5 a las 22 horas, en la intersección de Castro Barros y Boedo. Un vehículo de alquiler y una pequeña camionetita con logo de una pizzería fueron los protagonistas. No vamos a buscar aquí quién tuvo la mayor responsabilidad, ya que -a nuestro criterio- en accidente de este tipo ambos conductores son igualmente culpables. Cruzar esquinas a velocidades no permitidas, aún cuando se tenga onda verde de los semáforos es siempre buscar al diablo. Y a veces se lo encuentra.
    La imprudencia de transportar en la caja cerrada de un pequeño vehículo de carga a tres personas, dos de ellas menores, sin cinturones de seguridad, seguramente mal sentadas o sentadas en el suelo, con puertas provistas de débiles cerraduras es un acto de imprudencia injustificable. Además de estar penado por la reglamentación de tránsito conducir pasajeros en esas condiciones. En este caso, el doloroso saldo fue la muerte instantánea de una niña de 15 o 16 años, despedida de la camioneta, yacente luego de golpear su cabeza contra el pavimento. La otra niña y su madre, sabemos también que tienen heridas de suma consideración.

     No hace mucho nuestra crónica se refería a un accidente ocurrido en Colombres y Carlos Calvo, donde una camioneta con caja abierta, que conducía personal obrero que iba a tomar servicio, subió a la acera y chocó contra un edificio. Una de las personas que viajaba en la caja, golpeó su cabeza contra la viga del edificio, pereciendo en el acto.

    Mientras tanto, la Ley de Seguridad Vial aprobada recientemente, duerme el sueño de los justos esperando su reglamentación. ¿Seguiremos permaneciendo indiferentes ante tanta indolencia, de unos y otros?

www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster