Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 
   
   



LUIS ALPOSTA VISITANTE ILUSTRE DE BOEDO

 
 

     Invitado especialmente por la Junta de Estudios Históricos del Barrio de Boedo, por segunda vez concurrió el destacado médico-poeta a este barrio, para constituirse en orador principal de la reunión cultural realizada el pasado sábado 13 de marzo (2008) en el café Recuerdo, de la Esquina Osvaldo Pugliese, en la intersección de las avenidas Carlos Calvo y Boedo.

      De profesión médico, Luis Alfredo Alposta, en conversacion con Eduardo Bernal, Secretario de la Junta, recordó parte del anecdotario que es parte de su vida. Miembrode Número de la Academia Porteña del Lunfardo y de la Academia Nacional del Tango, no por eso ha descuidado su profesión de médico en la especialidad de homeopatía. Gran parte de su vida, junto a los momentos que siempre dedica a su familia, se vuelca a sus otras pasiones: la poesía, la música, el dibujo. La producción de significativos estudios sobre el habla popular, es su modo de rendir tributo al lunfardo. Es admirador de Carlos de la Púa, Celedonio Flores y Julián Centeya, los grandes nombres de la tradición en la que se inscribe.
    A lo largo de su amable conversación, en la cual se intercalaron temas musicales con letra de su autoría, fueron desfilando distintos momentos de su vida. Conocimos así que su primer contacto con la poesía fue a los cinco años de edad, cuando escuchaba a su padre recitar poemas de Vaccarezza, de Andrés Cepeda y de Felipe Fernández, "Yacaré". En 1953, siendo aún un adolescente, escribió dos poemas pensándolos –ilusoriamente- en la voz de Edmundo Rivero: años después el destino los encontró como amigos y coautores. Aquellas dos letras -que curiosamente nunca llegaron a manos de Rivero- fueron musicalizadas medio siglo más tarde por Daniel Melingo (son A lo Megata y En un bondi color humo).
     Pudo conciliar su profesión de médico y su condición de hombre de letras en el libro El lunfardo y el tango en la medicina (1986), y también en Antología del Soneto Lunfardo, Todo Rivero, El Tango en Japón, Con un cacho de nada, Entelequias y Mosaicos porteños.
    Sus versos fueron musicalizados por Rivero (A lo Megata, El jubilado, Tres puntos), Rosita Quiroga (Campaneando mi pasado), Tata Cedrón (Candombe para el que hasta ayer reía), Daniel Melingo y Osvaldo Pugliese, con quien compartió la creación de dos tangos hasta hoy inéditos (Se viene el Dos Mil y Hoy por hoy).
     La jornada finalizó con la presencia de la cantante Marisa Eguía, asidua concurrente a los actos de la Junta, que con su acostumbrada simpatía y excelente tono de voz, conquistó –como siempre al auditorio.


www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster