Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos


LAS BUENAS CONDUCTAS TAMBIÉN TIENEN PREMIO

     Es lo que viene sucediendo desde hace tres años con el Cabo de la Policía Federal Argentina Juan Carlos Grisetti, destacado por razones de servicio a la vigilancia de la sucursal Nº 56 del Banco Ciudad de Buenos aires, en la Av. Boedo 860.

     Su cordialidad, su celo en el cumplimiento de la tarea asignada, su trato afable y comprensivo con todos los ancianos que diariamente concurren al banco a cobrar sus magros ingresos, últimamente la preocupación por los asiduos hechos delictivos que afectan a los “abuelos”, como cariñosamente decimos a nuestros mayores, no son hechos o circunstancias que tendrían que llamarnos la atención. Sin embargo, en esta ciudad inmadura, mal educada al máximo, sin ejemplos, escasamente solidaria, una persona como el Cabo Juan Carlos Grisetti sí llama la atención. Precisamente por esa suma de valores que no solemos encontrar frecuentemente.
     Y por esas condiciones, a las que suma una extrema humildad personal, es que todos los vecinos del barrio lo aprecian, lo estiman, lo quieren. Comerciantes de las inmediaciones, clientes permanentes del Banco, asiduos concurrentes a los cajeros automáticos, personas de mayor edad, le saludan cariñosamente todos los días.
     Y el 8 de mayo pasado, como los otros ocho de mayo de años anteriores, al cierre del horario bancario, cuando su función ya finalizó, muchas manos se ponen en movimiento para tender una mesa, desplegar manteles, traer bebidas, sándwiches y la infaltable “torta de cumpleaños”. Ya desde temprano se preanunciaba la algarabía de la zona. Un desplegable colocado en la acera de enfrente, en San Ignacio y Boedo, preanunciaba la felicitación. Y en el Mástil a la Patria, lamentablemente hollado en su integridad de Monumento Histórico para el barrio de Boedo por manos conocidas, orlas de papel y un pergamino que empìeza a llenarse con las firmas de los ciudadanos y ciudadanas agradecidos. Y luego el brindis, la televisión, la poesía y la inmensa emoción de un hombre de muy pocas palabras, pero de vocación firme y conducta ejemplar. Que ya fue premiada por sus superiores, que ya fue reconocida por el GCBA. Ante tanta indolencia, ante tanta incapacidad manifestada en todos los niveles, este acto confirma que no todo está aún perdido en Buenos Aires. Que todavía existe gente sencilla que es capaz de organizar actos como éste, de reconocimiento a un humilde policía. Otros los insultan, los golpean, les tiran piedras, los matan. Y sin duda, miles de policías como Juan Carlos Grisetti, todos los días, a todas las horas, se juegan la vida por nosotros, generalmente indiferentes ante estos servidores públicos, carne de cañón colocada para enfrentar turbas encapuchadas y armadas, comandadas vaya uno a saber desde que escritorio y que lugar.
     Gracias Cabo Grisetti. Por hacer honor al uniforme, a la Fuerza que representa y a la Sociedad de la cual forma parte.

www.nuevociclo.com.ar

Producción Propia

  Free counter and web stats