Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 
   
   



La Necrofilia en nuestra Televisión

 
 

     Lamentablemente a pesar de los esfuerzos que realiza en CONFER para mejorar los contenidos televisivos (esto escrito con bastante sentido del humor), la llamada “pantalla chica” argentina, que en tamaño es cada vez mayor, sigue ofreciendo a su público las más bajas expresiones de la cultura y la información. Claro que siempre existen unas pocas y honrosas excepciones, que son en definitiva las que sirven de parámetro para confirmar la regla.

     La necrofilia, es decir la afición por la muerte, parece ser uno de los capítulos preferidos por los noticieros de televisión. El uso desmesurado de las imágenes, sin importar el dolor que cada una de esas vistas pueden causar en las familias y amistades de las personas fallecidas, muchas veces en tremendas circunstancias, es uno de los recursos favoritos para llenar minutos de transmisión o acompañar palabras huevas de sentido. La dolorosa tragedia de Cromañón es un caso típico. Ya han pasado más de dos años y medio del luctuoso suceso y aún las cámaras nos siguen ofreciendo el triste espectáculo de los chicos tirados sobre el cemento de la calle Bartolomé Mitre o las imágenes hirientes de los heridos escapando del lugar. ¿Cuál es la necesidad de revivir estas fotografías que lastiman el corazón de tantas familias? Recientemente, en esta Argentina ya parte integrante de los carteles del narcotráfico, donde aún hoy es posible escuchar funcionarios del más alto nivel ministerial bregando por la despenalización de la tenencia de drogas, hemos conocido de crímenes horrorosos (todos lo son, pero unos más que otros), asesinatos por encargo, hombres jóvenes con sus vidas tronchadas y un canal televisivo con amplio favor oficial, utilizando el teleobjetivo de su moderno helicóptero, mostró a las víctimas en el pajonal donde fueron encontradas, cuando todavía la policía no había realizado sus pericias ni los padres habían tenido acceso al lugar. Horroroso. Y esa vista aérea se repite incansablemente cada vez que se habla del tema.
     Ayer, martes 26 de agosto de 2008, Boedo fue nuevamente escenario de una nota policial. El suicidio de otra persona joven vinculada al parecer con los crímenes antes citados. Circular por la Av. San Juan, a la altura de la calle José Mármol, era sumamente dificultoso; sobre los costados de ambas aceras, sin respetar regla alguna de tránsito, se estacionaban los clásicos rodados de la televisión satelital: allí estaban los canales 11, 13, 26, 9, Crónica (con dos unidades) E5N y seguramente alguno más, además de los vehículos particulares de fotógrafos y cronistas. Alineados frente a la entrada de la vivienda en la cual vive la mamá del suicida, por lo menos nueve cámaras sobre sus respectivos trípodes, además de un par de ellas en hombros de sus camarógrafos. ¿Que esperaban? El muerto ya no estaba en el sitio. ¿Que noticia de interés pretendían? Entrevistar a los doloridos familiares cuando entraban o salían para hacerles preguntas ridículas ¿Cómo se siente en este momento? ¿Cómo era su.....hijo, hermano, vecino..todo da igual?
¿Retratar al portero, quizás, para consultarlo si el fallecido iba poco o mucho por el lugar? Tristísimo.
El sábado anterior, a pocas cuadras de ese sitio, en la Av. Boedo al 700, un crimen pasional se llevó la vida de una pareja menor de 30 años, suceso ocurrido dentro un local del supermercado COTO. Como el hecho ocurrió luego del mediodía del sábado, horario en que ya los móviles están en descanso, no fueron muchos ese día, pero el lunes... Además de algunos oportunistas seguidores de políticos de cuarta pidiendo ¡Justicia! y cortando por unos minutos la calle, con el favor de un móvil patrullero que los secundó en el cruce con Independencia, vuelta los vehículos y las cámaras. Ya ¿para qué? el local estaba cerrado por duelo y solo un corrillo de vecinos se estacionaba en las inmediaciones. ¿Y usted señora, estaba allí en ese momento...?

     En la tarde un violento accidente en la provincia de Córdoba dejó algunas decenas de heridos. Las cámaras llegaron casi antes que las ambulancias. Buen momento para tomar primeros planos de rostros ensangrentados, de una pasajera apretada entre los hierros mientras los bomberos luchaban por extraerla, por otro lado una pierna femenina al parecer quebrada, pero era noticia. Primicia. Así los padres, hijos, esposos o esposas, se enteraban por la pantalla que sus seres queridos estaban en tan difícil trance.
     Existen países donde la legislación prohíbe emitir imágenes o dar nombres de personas víctimas hasta que sus parientes hayan tomado conocimiento del hecho. Ejemplar.
Mientras tanto, el Sr. Marioto, máxima autoridad del Confer, se dedica a perseguir emisoras aplicando normas ya anuladas que alguna vez dictó el último gobierno militar. Claro, la emisora pertenece al grupo español Prisa, ya defenestrado alguna vez por el último ex presidente. todo tiene su lógica.

Aníbal Lomba
www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster