Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 
Página de inicio?  
Contáctenos
     

 


LA LEY SECA SE IMPLEMENTO EN BOEDO
CON GRAN ÉXITO

 
 
     Un éxito notable obtuvo la fiscalia Nº 10 de la C.A.B.A., que se preocupo para que la ingesta de bebidas alcohólicas fuera nula durante la realización de los Corsos en el Barrio de Boedo. Para el cumplimiento de tamaña tarea, prohibió a todos los comercios capitalistas y monopólicos en el tráfico de alcohol (bares, confiterías, vinotecas, grandes supermercados), que expendieran esos artículos desde cuatro horas antes de comenzado el Corso hasta una hora después de finalizado.

     Consecuencia de esa sabia medida, pudo verse que familias de distintas edades cenaban en los locales gastronómicos o en sus veredas acompañando la comida con fresca agua corriente o mineral, gaseosas varias y los más osados con vergonzante cerveza sin alcohol.
     Afortunadamente, también pudo verse una jovial juventud que gozaba de las comparsas y la música, paseándose por las cuatro cuadras del Corso sobre la Avenida Boedo bebiendo directamente de la botella o la caja, heladas cervezas (con alcohol) o ricos vinos de la zona de Cuyo.
     Las bebidas las obtenían, de pequeños quioscos o supermercados de los denominados “de chinos”, que son PYMES que bien se merecían tener una oportunidad de luchar contra la gastronomía apatrida. También se preocupaban de tenerla en las bien provistas heladeras portátiles que se encontraban en las combis y colectivos escolares que transportaban a algunas de las murgas actuantes, estacionados estratégicamente a una cuadra del palco oficial.
También debemos darle el merito que le corresponde en este triunfo a las autoridades de la Comisaría Nº 10 que primero de forma verbal y luego por escrito, invitaron (¿conminaron?) a los monopolios a la veda alcohólica.
     Gracias por todo, y que sigan los éxitos.

Alberto Domínguez.

     Nota de la redacción: En descargo de las agrupaciones boedenses, a todos cuyos directores entrevistamos, (ver vínculo en esta misma página), podemos dar fe de su preocupación para que ningún integrante de las murgas ingiriera alcohol durante el desfile. Existen veedores que controlan el orden y los organizadores de los corsos resultan responsables en caso de infringirse el Reglamento que rige pata todos ellos. Por eso el interés de los mismos organizadores para evitar desbordes como fue frecuente hace algunos años y que, ahora, afortunadamente, no se producen. Si entre el público hubo consumo de bebidas alcohólicas es algo dificil de evitar. Lo vemos todas las noches de todos los días en cualquier umbral de Buenos Aires. Concordamos con el lector sobre el exceso que significa no permitir en los restaurant cenar con vino o cerveza o de ir al supermercado a las cuatro de la tarde y encontrarse con todas las góndolas tapadas (experiencia personal). Estas restricciones resultan tan odiosas como los controles de precios.

 






 

 
   


www.nuevociclo.com.ar

Producción Propia


Más noticias

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster