INICIO SAN LORENZO La vuelta de Boedo y la negativa rotunda de los vecinos
La vuelta de Boedo y la negativa rotunda de los vecinos

La vuelta de Boedo y la negativa rotunda de los vecinos

192
0
Desde que comenzó el proceso de regreso del Estadio de San Lorenzo al barrio de Boedo las opiniones se encontraron. Los sí de los fanáticos, las dudas de los no tan fanáticos y el no rotundo de los vecinos más próximos al estadio. Los detalles.

Ideas cruzadas. Si con razones típicas de un fiel seguidor del Club de San Lorenzo de Almagro. No con razones más que evidentes. Los SI pasionales que se contrapone a la lógica amenaza de invadir con ruidos un barrio tranquilo, familiar y seguro.

Mientras los hinchas celebran la recuperación de su historia, el sentido de pertenencia y el regreso soñado, los demás vecinos sienten la inminente amenaza que trae consigo la construcción de un nuevo estadio en la zona.

Son más los vecinos fastidiados que los que celebran la recuperación del viejo gasómetro vendido en 1980.

El temor al desorden, la inseguridad y la amenaza a la tranquilidad callejera son algunas de las razones.

A pesar de todas las opiniones en contra del regreso, éste finalmente se concretó al menos en los papeles con la firma del boleto de compra venta de los terrenos de Carrefour ubicados en Avenida La Plata al 1700.

El acuerdo llegó tras la ley de restitución aprobada por la Legislatura porteña el 15 de noviembre de 2012 y una posterior negociación entre San Lorenzo y Carrefour, en función de la cual el club se comprometió a pagar unos 110 millones de pesos, de los cuales ya canceló la mayor parte, y otros 4 millones de dólares en cuatro cuotas anuales a partir de julio próximo. Así, según lo anunciado por los principales directivos de la entidad deportiva -su presidente, Matías Lammens, y su vicepresidente, el conductor televisivo Marcelo Tinelli-, la construcción del nuevo estadio se iniciaría en 2018, con la idea de finalizarlo dos años después.

Son dos hectáreas que demandan una inversión millonaria. El sentido común indica que la mera pasión de los hinchas es absolutamente irracional por los contras que generaría en el barrio la construcción del nuevo estadio.

Las sedes sociales suelen ser muy diferentes a los estadios, claro está. Las unas incentivan la cultura popular sin causar desorden ambiental, las segundas generan ruido, inseguridad, posibilidad de alteraciones y disturbios en la vía pública.

Los peatones se verán también demorados debido a las vallas que controlaran la circulación vehicular en la zona.

Así y a pesar de la opinión negativa de los vecinos el estadio se verá concluido en 2018. Habra que esperar..o resistir …

 

(192)

Related posts:
Nuevo Ciclo Nuestros artículos son de producción propia, cualquiera puede reproducir citando la fuente.Las opiniones expresadas en los artículos firmados que no pertenezcan a nuestra producción propia son responsabilidad de sus autores, y no necesariamente del editor. Nuevo Ciclo no es responsable del contenido de los avisos publicitarios.