INICIO BOEDO La tacita, una invitación irresistible en Boedo
La tacita, una invitación irresistible en Boedo

La tacita, una invitación irresistible en Boedo

92
0

Tan antigua como enigmática. Extranjeros y porteños se sienten atraídos por su invitación. Un breve recorrido por los rincones más profundos de su historia, una nota imperdible para que te enteres porque es uno de los bodegones más recomendados del momento.

En un pequeño rincón del corazón de Boedo, yace uno de los lugares que guarda las voces, los misterios y la tradición de un barrio que está lejos de sucumbir.
Turistas de todo el mundo se acercan atraídos por la cautivante invitación a uno de los bodegones más atrayentes de la Ciudad de Buenos Aires.
El lugar tiene una decoración sencilla pero llamativa. Las antiguas fotos del gasómetro, te obligan a recorrer con la vista los triunfos más destacados del equipo de fútbol del barrio: San Lorenzo de Almagro.

El espacio es una antigua casona típica de la década pasada que cuenta con dos plantas con estilos diferentes. La planta baja, es la parte más bulliciosa, donde los ruidos de las charlas, las risotadas de los amigos que se reúnen son una constante. Los mozos del lugar tienen el gran desafío de abrirse paso entre tanta multitud. Sin embargo, la parte superior, constituye un espacio tranquilo, más íntimo y personalizado. Por lo general quienes desean tener una comida con diálogos fluidos alejados de las carcajadas, optan por éste rincón superior de la antigua casona.
Actualmente La tacita es sinónimo de encuentros con amigos, festejos íntimos y asados de fin de semana.

“Es uno de los lugares más recomendados en Gourmet de Buenos Aires. Los vecinos lo ven como parte de la cotidianidad, pero verdaderamente tienen un tesoro en sus esquinas”, comentaba Lucas Pacheco, asiduo al lugar y miembro activo del foro de comentaristas de GuiaOleo.com.ar, sitio destinado a la valoración de parrillas y restaurant de la Ciudad de Buenos Aires.
Personalidades destacadas, como actores e intelectuales del momento acuden atraídos por las ofertas del lugar que van desde parrillas, incomparables pastas caseras, postres inmejorables y el tradicional plato de la casa “Bife la tacita” ,todos ellos platos artesanales y caseros con un altísimo nivel de preparación.

Los platos más solicitados suelen ser el bife de chorizo, fúcciles al Fierro, paquetitos de merluza con camarones y una gran variedad de salsas.

Uno de los mayores elogios que recibe el lugar es la porción del menú y los precios sumamente accesibles.

Unos de los pocos lugares de la Ciudad de Buenos Aires que aún conserva cuestiones tradicionales como manteles de tela gruesa y paneras de plástico.
La clientela por lo general es fija y generacional. No solo vecinos del barrio de Boedo forman parte de esa clientela. También personas del barrio de Almagro, Palermo o Caballito suelen acercarse los

fines de semana para compartir una parrilla en familia.

Los mozos del lugar conocen cada una de las pretensiones de sus clientes. Se sienten en la obligación de asesorar respecto al menú a los que concurren por primera vez. Un ambiente cálido, porteño, con historia y accesible para todos.

María Martínez

(92)

Related posts:
María Martínez Periodista argentina con experiencia en medios televisivos, radiales y gráficos, proveniente del interior del país. En 2013 se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires para llevar a cabo una especialización profesional. Desde entonces declara como residencia definitiva y permanente a la capital Argentina.