Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos
 


JUAN PABLO II

     Millones de personas en el mundo, católicos y no católicos, estuvieron durante horas frente a la pantalla de su receptor de televisión o escuchando su radio, con su corazón semi paralizado. Todos aguardaban la triste y presentida noticia de la muerte del Sumo Pontífice. Cuando el silencio de la noche en la Ciudad Eterna era la más viva expresión de la congoja del pueblo reunido en la Plaza de San Pedro, las campanas de la basílica comenzaron a sonar como en un triste lamento, al que como al unísono se unió el llanto de miles de peregrinos desconsolados ante el vacío espiritual que sentían dentro suyo.

     Eran las 21:37 horas y la noticia se extendió en segundos por todo el mundo. Una hora y media antes, durante la Santa Misa de la Divina Misericordia, celebrada en la habitación del Santo Padre, éste había recibido la Unción de los Enfermos, que ya se le había administrado el jueves anterior.

     Poco antes de morir Juan Pablo II bendijo con las manos a los fieles reunidos en la plaza San Pedro, restándole aún fuerzas para pronunciar el “amén” tras el rezo del rosario.

   El portavoz de la Santa Sede, Joaquín Navarro Valls informó que habían podido reconstruir unas palabras pronunciadas por el jefe de la Iglesia en referencia a los jóvenes
“Os he buscado, ahora vosotros venís a mí y os doy las gracias”

Según el Cardenal Ratzinger, el pontífice fue consciente de su inminente muerte, habíendole ofrecido su último saludo.

     EL CÓNCLAVE
     La primera Congregación de Cardenales se realizará el 4 de abril a las 10:00 en la Sala Bologna del Palacio Apostólico, en esta reunión podrán participar todos los cardenales presentes, aún aquellos que por su avanzada edad (mayores de 80 años), no podrán formar parte del cónclave que elegirá al nuevo Papa, limitado a los 117 purpurados que no alcanzaron la edad límite.

     NUEVO CICLO se une al respetuoso homenaje que la comunidad mundial brinda a Juan Pablo II, reconociendo no solo la importancia de su mensaje pastoral, sino su acción concreta en la lucha por un mundo mejor, más democrático, más igualitario, sin pobres ni excluidos. Su mensaje fue siempre de amor y no supo de claudicaciones en la búsqueda del diálogo, del entendimiento, de la paz.

 
   

Free counter and web stats