Hoy: Morfar

Hoy: Morfar

507
0

SOBRE EL ORIGEN DE ALGUNOS TERMINOS

Por Eduardo R. Bernal
de la Academia Porteña del Lunfardo
de la Academia Nacional del Tango

Morfar, la voz que trataremos en esta nota, tiene su origen en el habla de uno de los grupos más numerosos que llegó a América a fines del siglo XIX desde la península Itálica llegada desde el gergo o furbesco, argot medieval asociado al italiano.

Es una auténtica voz del lunfardo. Muy antigua como veremos. Llegó y fue registrada en los primeros tiempos, en los tiempos de formación de lunfardo, en los arrabales de Buenos Aires en esa enorme mestización lingüística que tuvo lugar en esas zonas y en esos tiempos.

Como veremos, aunque algo distinta a como la conocemos hoy, ya estaba presente por lo menos para 1879.
El DRAE la incorpora en la última versión la de 2001
“morfar. tr. coloq. Arg. y Ur. comer (ǁ tomar alimento)”
Benigno Baldomero Lugones en su articulo Los caballeros de Industria (La nación 1879) la registra como:
Morfilar = comer, en el siguiente párrafo:

“En la estafa el gil (sinónimo de otario) ve los objetos con que va a ser robado, pasea con los lunfardos, a veces morfila (come) y atorra (duerme) con ellos, les revela sus secretos y cuando nota que ha sido chacado, sus amigos están lejos, no quedándole otro recurso que presentarse a la policía a dar cuenta del suceso.”

Antonio Dellepiane en El Idioma del Delito (1894), apuntó:
Morfar: comer || Morfar de noche: cenar.
Morfe: comida

Por su parte Luis Contreras Villamayor en El Lenguaje del Bajo Fondo (1915) registró:
Morfar: Morfilar, Morfetear: comer
Morfe, Morfete. La comida

En los diccionarios modernos el término está tratado en abundancia.
José Gobello En el Diccionario Lunfardo, edición de 1975: Diccionario
“Morfar: Comer
Morfe, morfete, morfi, morfo: comida
Morfetear: comer
Morfeteo: comida
Morfón: Comilón. Futbolista qu retiene la pelota para lucirse y en el juego y no la pasa al compañero”

Los demás autores de léxicos de lunfardo, en general no agregan otras cosas a las dichas

En sus “Versos Rantifusos” de 1915, Felipe Fernández, “Yacaré” la incluye en el poema que tituló El Ruso
El Ruso
Es manyao por la barra por “El Ruso”
Y hace poco por gil y rantifuso,
Le han dao diez años pa morfar, de cana.

Carlos de la Púa. en La crencha engrasada (1928), emplea una sola vez la voz “morfi = comida, no utiliza morfar.

La canción de la mugre
Mi macho es ese que ves ¡Pinta brava!
……………………
¡Ese es mi hombre! Canallezco, inmundo,
Es mi vida, mi morfi, mi pasión.
No lo cambio por todo lo del mundo:
Sus biabas me las pide el corazón.

Aparece utilizada en muchas letras de tango, escritas a fines de la década del ‘20 y principio de la del `30.

Al mundo le falta un tornillo
Letra: Enrique Cadícamo
Música: José María Aguilar

Hoy no hay guita ni de asalto
y el puchero está tan alto
que hay que usar el trampolín.
Si habrá crisis, bronca y hambre,
que el que compra diez de fiambre
hoy se morfa hasta el piolín…
Soy una fiera
Música: C. Gardel y J. Razzano
Letra: F. Martino

Los domingos me levanto
de apoliyar mal dormido
y a veces hasta me olvido
de morfar por las carreras.
Me cacho los embrocantes,
mi correspondiente habano,
y me pillo un automóvil,
para llegar bien temprano.

Originalmente la palabra que circulaba era “morfilar”, como vimos en Benigno. Baldomero Lugones.
Esta voz parece emparentarse con el argótico (francés) morfiailler = comer, que a su vez pueden ser un calco de voces argóticas más modernas: morfiler o morphiller.
Pero estas voces del argot francés tienen prosapia italiana. Emilio Littré en su obra registra: morfer = “comer con glotonería”, la indica como voz fuera de uso, agrega unos ejemplos en francés con expresiones que la utilizan y finalmente agrega (del Ital. morfia = bouche y morfire = manger)
El morfia = boca llega al italñiano desde el gergo. Asi lo aseguran todos los diccionaristas de argot gergo o fuerbesco.
Esta voz morfia, furbesca resultó muy productiva en Italia generó:
Los jergales: smorfire = comer; smorfia = comida, smorfimento = “el acto de comer”; smorfitore: comilón.
Así las cosas el morfar del habla de Buenos Aires llegó desde del francés morfer = comer, del argótico (francés) morfiler o del jergal (italiano) smorfire, todos con la idea de comer.
Dada que los registros más antiguos del término es: morfilar (Lugones), se prefiere aceptar la etimología argótica (frances). De esa manera se puede considerar que morfar, sería sincopa de morfilar (B. B. Lugones) y éste calco de morfiler (argotico francés).

Por último digamos que no puede descartarse que morfar haya llegado directamente desde el italiano jergal Morfia, sin pasar por el argótico frances. Podría ser que este se usara como morfilar traído por el medio del proxenetismo de origen francés, mas vinculado al medio de la delincuencia, y que aquel, el morfia haya llegado directamente desde la inmigración italiana y se haya instalado independientemente del primero de origen argótico.,
Algo complicado, no?

Hasta la próxima.

(507)

Related posts: