Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 



UN DÍA DEL ESCULTOR SIN MUCHO PARA ALEGRARSE

 
 

    El pasado 6 de marzo se celebró en nuestro país y en muchas regiones del mundo el Día del Escultor, recordando la fecha de nacimiento del arquitecto, pintor y escultor Miguel Ángel Buonarroti, ocurrido en ese día del año 1475.

     Muchos han sido los actos realizados, las exposiciones realizadas en conmemoración, las conferencias brindadas alrededor del tema. Boedo, nuestro barrio de origen, cuna de insignes artistas plásticos que honraron la historia de las artes en nuestro país y en América, lo recordó en la reunión inaugural del ciclo 2008 de la Junta de Estudios Históricos del barrio de Boedo, cumplida –precisamente- el 6 de marzo. Con la mención de uno de los fundadores de la Institución y figura paradigmática del barrio, el maestro Escultor Francisco Reyes, cuyo nombre lleva la intersección NO de Boedo y San Ignacio. Importante número de escultores, ya desde principios del siglo XX, ofrecieron su jerarquía en la enseñanza, en los salones y exposiciones barriales, de la ciudad y del país todo. Las obras expuestas en las aceras del barrio, conformando la primera parte del Paseo de las Esculturas de Boedo son prueba acabada de ese fervor por el arte escultórico.

     Lamentablemente, no siempre las noticias son buenas. En nuestro vecino barrio de San Cristóbal, nuevamente, a tan solo un par de meses de haberse puesto en valor la magnífica Cabeza de José Hernández, obra precisamente de Francisco Reyes, expuesta en la Plaza Martín Fierro, desconocidos, más bien delincuentes, han aprovechado las sombras de la noche para pintarrajear toda la obra y su base de material, cometiendo un nuevo acto de barbarie que –al parecer- no encuentra censura en el público y tampoco respuesta rápida de las autoridades, que permiten continúe en tal estado de demérito una verdadera obra de arte.

   Ahora nos enteramos, por medio de un información que nos envía el Sr. Miguel Calandria, directivo de la Asociación Argentina de Artistas Escultores, de una pérdida irreparable que afectó obras del maestro Ernesto Soto Avendaño, fallecido en 1969 y que nos dejó obras de singular valía, como la que seguramente muchos hemos admirado en la Plaza Primero de Mayo (El trabajo, 1921) o El grito de libertad, (1930) que corona el Monumento a la Independencia en la ciudad de Humahuaca.

     Se dice que las obras de arte son hijas de los artistas que las producen. Si así fuera, el 14 de marzo de 2008 se produjo el asesinato de varios hijos del escultor E rnesto Soto Avendaño. Escribe Graciela Haksten: Para un artista la destrucción de sus obras reviste el carácter de un verdadero asesinato.
     Mi abuelo, trabajador del arte durante toda su vida, docente, autor de grandes obras, entre otras el monumento a la Independencia en la quebrada de H umahuaca, donó sus esculturas a la provincia de Jujuy. Tilcara fue la beneficiada, donde hace mas de treinta años funciona el museo Soto Avendaño en una casa de la época colonial frente a la plaza. E n los últimos años, bajo la dirección de la coordinadora del patrimonio cultural de la provincia de Jujuy, la profesora Cristina Jorge, el citado museo ha recibido mayor atención y cuidado. Pero el 14 de marzo pasado, una construcción iniciada sin autorización municipal y sin tener los recaudos necesarios, en una casa lindera, provocó el desmoronamiento de la pared, estamos hablando de paredes de adobe hechas hace aproximadamente doscientos años, sobre las obras escultóricas originando la destrucción total de muchas de ellas.
    La creación, el amor y la energía, lo mismo que en la gestación de un hijo, se perdieron bajo los escombros.
Mi dolor y mi indignación no reparan la pérdida. Lo único que me queda es la denuncia.
     La falta de cuidado y preocupación por parte de aquellos a los cuales se le confía un legado artístico de tanto valor.
     Mi abuelo no sólo cedió el trabajo de toda su vida que se encontraba en el museo, sino también, y esto es necesario declararlo, el tercio del monumento a la Independencia, que se deteriora y, probablemente ya no sea rescatable, que se encuentra arrumbado en el cementerio de Tilcara. Nunca se encontró un lugar para emplazarlo.
Me pregunto qué espacio ocupa el arte en el proyecto político provincial.

     Desde esta sencilla columna nos hacemos la misma pregunta que Graciela. Y nuestra modesta contribución en la difusión de lo acontecido, en la esperanza que, como en el caso de la obra de Francisco Reyes en la Plaza Martín Fierro, las autoridades puedan saber que son muchas las campanas que repican llamando su atención.


www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster