Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 15 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos


Continúan los accidentes de tránsito en nuestra ciudad, esta vez en el corazón de Boedo

     Un triple choque de automóviles ocurrió en las primeras horas de la tarde a pocos metros de nuestra redacción, en la intersección de Quintino Bocayuva y Avenida Juan de Garay. Además de la secuela de heridos, el hecho insólito lo constituyó una de las conductoras que, seguramente asustada por la violencia del choque, abandono su vehículo y se alejó corriendo para refugiarse en un domicilio próximo , víctima de un ataque de nervios.

     Fuentes policiales informaron que el hecho ocurrió a las 15:30 en Garay y Quintino Bocayuva.
     En esa esquina confluyeron una camioneta Fiat Fiorino, donde viajaba una familia integrada por un matrimonio y sus dos hijos, y un Citroen C3, conducido por un hombre.

     Según relataron testigos a la policía, la Fiorino circulaba por la avenida Garay, acompañando la onda verde, aunque al llegar a Quintino Bocayuva el semáforo ya estaba en rojo.
El Citroen, que al parecer estaba esperando que lo habilitara el semáforo sobre la calle transversal, como es usual reinició la marcha casi sin esperar y se encontró con la camioneta, produciéndose una violenta colisión.

     De acuerdo con la versión de uno de los efectivos policiales, la Fiorino al recibir el impacto del otro rodado hizo un trompo de 360 grados y, sin control avanzó unos 20 metros, chocando entonces contra un Fiat Siena, conducido por una persona del sexo femenino. Ésta, única involucrada que resultó ilesa, en una reacción insólita salió corriendo del vehículo e ingresó a un edificio de las inmediaciones, aparentemente por un ataque nervioso.

     En tanto, el matrimonio y sus dos hijos de 8 y 12 años, que viajaban en la Fiorino, al igual que el propietario del Citroen, fueron trasladados al hospital Durand, con heridas de distinta consideración.

      
     
  Free counter and web stats