Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 15 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos
 


COMO UN HOMENAJE AL DÍA DEL PADRE
TRANSCRIBIMOS EL POEMA DE JULIAN CENTEYA


"MI VIEJO"

Quisiera amasijarme en la infinita
ternura de mi barrio de purrete
con un cielo cachuzo de bolita
y el milagro coleao del barrilete.

Verlo a mi viejo, un tano laburante,
que la cinchó parejo, limpio y claro;
y minga como yo: un atorrante
que la va de sover y se hace el raro.

Mi viejo, carpintero, era grandote,
y un cuore chiquilín, siempre en la vía.
Su vida no fue más que un despelote
y un poco, claro está, por culpa mía.

Vino en el "Conte Rosso". Fue un espiro.
Tres hijos, la mujer, a más un perro.
Como un tungo tenaz la fue de tiro.
Todo se lo aguantó: hasta el destierro.

Y aquí palmó...aquí está dormido
mi viejo, el pobre tano laburante.
Se la tomó una noche de descuido
y me dejó un recuerdo lacerante.

Qué mundo habrá encontrao en su apoliyo,
si es que hay un mundo pa los que se piantan
Sin duda el cuore suyo se hizo grillo
y su mano cordial es una planta.