Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 15 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
     
Contáctenos


¡QUE SIGA EL CORSO!

     Se acerca febrero, mes ritual del carnaval en nuestro país y ya se escuchan en distintos lugares de Boedo, Caballito, Nueva Pompeya, Parque Patricios, Parque Chacabuco, San Cristóbal y otros barrios de la ciudad los tradicionales ensayos de las murgas que desfilaran por las calles de Buenos Aires, quizá los únicos herederos de aquella historia de los corsos oficiales que nació en 1869 al realizarse el primero de ellos.

     Con el tiempo la fiesta se trasladó a los vecindarios aledaños al centro y así, allá por 1930 la celebración ganó en popularidad. Cada barrio tenía sus comparsas, así se llamaba por entonces a los actuales conjuntos murgueros y se competía en corsos y teatros, tratando cada una de sobresalir en lo suyo. Así nacieron Los eléctricos de Villa Devoto, Los Amantes de La Boca, Los Cometas de Boedo y muchas otras que en el tiempo ganaron prestigio y crecimiento.
     La modernidad y las variables políticas en nuestro país contribuyeron a un paulatino decaimiento de la celebración que recibió su “golpe de gracia” con la firma del Decreto 21.329/76, firmado por el entonces presidente Jorge R. Videla y su ministro Albano Harguindegui, según el cual se abolían los feriados de carnaval. Un nuevo concepto de lo popular se inició con la llegada del presidente Raúl Alfonsín, comenzando a renovarse el espíritu del carnaval, volviendo a verse y escucharse los disfraces y la música de estas agrupaciones que recibieron especial atención desde la Secretaría de Cultura de la Nación. Pero fue a inicios de la década del 90, con el entusiasta apoyo de “Coco Romero” desde el Centro Cultural Rojas, cuando se produjo el verdadero renacimiento de este arte popular. En 1997 la actividad de las mismas fue declarada como “Patrimonio Cultural de la Ciudad” por el ex Concejo Deliberante. En 2004 la Legislatura Porteña aprobó la Ley 1.322 restableciendo los feriados de lunes y martes, pero la norma fue vetada por el Ejecutivo a cargo del Dr. Ibarra.
     Durante estos últimos veinte años la “murga” fue creciendo y llegamos al corso de 2006 con 110 conjuntos reconocidos por la ahora Secretaría e Cultura del G.C.B.A. Mediante el valioso aporte de casi un millón de pesos del presupuesto de la ciudad, se organizarán 41 corsos en distintos barrios de la ciudad con la organización de la citada Secretaría.
A título de ejemplo citaremos aquellos que se desarrollarán en Boedo y sus barrios vecinos, a saber:

BOEDO 1: Av. Pavón e/ Treinta y tres Orientales y Pje. Pereyra
BOEDO 2: Av. Belgrano, e/ Maza y Columbres
CABALLITO. Avellaneda, e/ Nicasio Oroño y Fragata Sarmiento
PARQUE CHACABUCO: Av. Asamblea, e/ Emilio Mitre y Centenera
PARQUE PATRICIOS: Av. Caseros e/ 24 de Noviembre y Dean Funes
SAN CRISTÓBAL: Av. Independencia e/ Dean Funes y Uriburu

     Los corsos se organizarán durante todos los fines de semana de febrero, con excepción del denominado BOEDO 2, que se limita a los días 4, 5, 11 y 12.

     Entre las murgas que desfilarán esos días, se encuentran Los Dandys de Boedo. Fundada en 1956 por la familia Battipaglia en un antiguo conventillo de la calle Cochabamba, entre Maza y Virrey Liniers. Su fundador fue Francisco Battipàglia, quién tuvo 9 hijos con doña Elvira Frizzone, dando origen a la primera murga de Boedo. Participó en los corsos de la cortada Danel y en los desfiles del cine teatro Nilo. En la actualidad un nieto del fundador, Zalo Battipaglia y Juliano, el padre, dan vida a esta nueva instancia de Los Dandys, conjunto que se destaca por la percusión, ya que sus músicos utilizan únicamente bombo con platillo, como se usaba en las antiguas comparsas.
Son famosos por su despliegue Los Cometas de Boedo, formada en 1959 por Enrique Marciano. Según el testimonio de “Pacha” su actual director, llegó a tener 350 integrantes en 1996. El conjunto se dividió y nacieron entonces Los Chiflados de Boedo y La locura de Boedo. Si bien en algún momento Los Cometas no tuvieron un comportamiento muy ejemplar en el barrio, ahora-dicen- han cambiado y es una murga familiar. “Lo que nosotros perseguimos es reirnos de la roña de la gente que está en el poder”, dice Pacha.

     Parecería ser que esta idea acerca de los gobernantes no es patrimonio de Los Cometas. Pasión Quemera es una agrupación si se quiere de reciente formación, ya que nació en 1995 en Parque de los Patricios.. Un centenar de integrantes conforman la murga que ya recibió varias distinciones. En uno de sus temas,”Internet” , cantan “…a todos nos gustaría/un sitio en Internet/donde meter porquerías/para meter atorrantes/para poner delincuentes/para encerrar gobernantes/que le roban a la gente”:

     A pesar de estas expresiones, tomadas con sentido de humor, las autoridades del G.C.B.A. mantienen su total apoyo a esta actividad cultural que apasiona a varias generaciones.

www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

 
Ver toda la Información y programación de los Corsos 2007 Aquí




 
    Free counter and web stats