Quienes Somos
 Editorial
 Premios Recibidos
 19 Años en Acción
 Ultima Tapa
 Distribución
 Propuestas
 Anunciantes
 Interes General
 Almagro
 Boedo
 Caballito
 Flores
 P. Chacabuco
 P. Patricios
 Pompeya
 San Cristóbal
 Comisarías
 Bomberos
 Hospitales
 Emergencias
 Farmacias
 CGP
 Consulados
 Embajadas
 Trenes y Subtes
 Aguas Argentinas
 Entes Regulatorios
 Edenor
 Edesur
 Metrogas
 Telecom y Telefonía
 Registros Civiles
 Registro Industrial
 Registros Propiedad
 Registros Sociales
 Mascotas
 Bolsa de Trabajo
 El tiempo
 Web Mail
 Guia Telefónica
 Horóscopo
 Postales y Chistes
 Chequeo Virus Online
 

 

Página de inicio?  
Contáctenos
     

 


¿Canje humanitario?

 
 

   Mientras la prensa escrita, oral y televisiva nos hacia creer que estábamos en las vísperas de un llamado “canje humanitario” nos preguntábamos que sería lo que entregamos a cambio de la libertad de los secuestrados prisioneros del grupo terrorista de las FARC. Porque todo canje implica una entrega de algo y la recepción de otra cosa en cambio. Aquí, al parecer, nadie hablaba de aquello que eventualmente se entregaría por la libertad de los secuestrados, privados de su libertad en las condiciones más humillantes que alguna persona pueda imaginar. Y no se hablaba porque la respuesta seguramente dolería en lo más hondo los principios democráticos de la mayor parte de los países del mundo, empezando por la propia Francia, cuyo presidente –mientras el nuestro acompañaba al tristísimo colega bolivariano y pasaba las navidades en la selva colombiana, se entretenía gratamente con su amiga en las islas griegas. Es que en este “canje humanitario” se estaba entregando al terrorismo y al narcotráfico, las virtudes más preciadas de un país republicano. Se estaba dando al rival armado nada más ni nada menos que el derecho de exigir el respeto por los derechos humanos, aquella virtud que en nuestro país hemos rescatado de las garras del terrorismo de estado y de la guerrilla fraticida en 1983 y que algunos otros pueblos de América, como Brasil, Chile, Uruguay, Perú, Nicaragua, lo hicieron antes o después o como Colombia, cuyo pueblo continúa con valor defendiendo su democracia.
    Es notable como los países nos entregan historias distintas, pero unidas en un denominador común: la superación de viejas antinomias en la búsqueda del afianzamiento democrático. La presidenta de la república hermana de Chile, Michelle Bachelet, es hija de uno de los muertos asesinados bajo el régimen de Augusto Pinochet, mientras que Uribe, el presidente de Colombia, es hijo de una víctima asesinada por la FARC. Las ideologías extremas coincidiendo en la muerte.

     En casi toda América y en buena parte de los países del mundo se elevaban ruegos para que la prometida entrega de los prisioneros elegidos por las FARC se concretara, aún sabiendo que se trataba, no de un gesto humanitario sino de una publicitada promoción ideológica, a la cual se plegaban las agencias de noticias. En lo íntimo, sospechábamos que algo distinto iba a ocurrir. Y ocurrió, como todos conocen.

     Mientras nuestro presidente se encontraba ejerciendo sus funciones de garante de esa operación, una argentina, Pilar Bauzá Moreno, era una nueva víctima del accionar terrorista, pero en la lejana Somalia, un país cuya miseria y violencia entristece al mundo. Junto con la médica española Mercedes García, soportaron con estoicismo las oprobiosas condiciones de su encierro. Ellas habían ido a dar vida, a ofrecer su testimonio de amor a Dios y a la humanidad, en una actitud equiparable a la de la Beata Madre Teresa. Afortunadamente aquellos guerrilleros que luchan en el país africano sí tuvieron el gesto humanitario de la liberación, una vez obtenida la seguramente buscada repercusión internacional. El gesto que seguiremos esperando, sin muchas esperanzas, del ejército terrorista de las FARC.

www.nuevociclo.com.ar
Producción Propia

Más noticias

 

 
 

  

  

  

 

>>>Volver

 
 
  Free counter and web stats  
Resolución recomendada 800x600 © Copyright 2001 - Nuevo Ciclo.com Todos los derechos reservados
     Ir Arriba
            >>>WebMaster